Íñigo Urquía

Periodista

Estados Unidos blinda la frontera mexicana

leave a comment »

México

Cambio de guardia y reforzamiento de la frontera. Estas dos claves definen la estrategia de Estados Unidos (EEUU) en la frontera mexicana, un paso que registra 27.500 migrantes cada día. Washington reducirá a la mitad los 6.000 soldados de la Guardia Nacional que desplazó en 2006 a la frontera con México para contener la inmigración ilegal, pero a cambio aumentará en 6.000 policías la Patrulla Fronteriza. De este modo, las fuerzas de seguridad estadounidenses en la zona crecen en 3.000 efectivos.

El portavoz de la Oficina de la Guardia Nacional, el mayor David Kolarik, explicó a la Agencia de Noticias de las Fuerzas Armadas que “nunca hubo intención de que el destacamento de 6.000 soldados fuese permanente”. Ese plan, en cualquier caso, “fue sólo una medida intermedia de apoyo a los esfuerzos de seguridad en la frontera hasta que se dispusiera de los recursos y el personal adicional necesario”, añadió Kolarik según Efe.

Y ese personal está a punto de llegar. El presidente George W. Bush ha propuesto un incremento del número de agentes de la Patrulla de Fronteras, con lo que pasarían de los 12.000 que había el año pasado a unos 18.000, antes de 2008.

3.200 kilómetros

Bush anunció el envío de soldados de la Guardia Nacional en junio de 2006, cuando arreció el debate sobre la inmigración ilegal y millones de inmigrantes salieron a la calle para manifestarse en varias ciudades de Estados Unidos reclamando derechos civiles.

A las tropas, enviadas a diversas áreas de esta frontera de 3.200 kilómetros, no se les ordenó detener a los inmigrantes sino, principalmente, dar apoyo a la Agencia de Protección de Fronteras y al Servicio de Aduanas.

Los militares han ayudado a instalar torres con cámaras de vigilancia y cercas en zonas muy transitadas por los indocumentados, y también han colaborado para abrir caminos paralelos a la línea fronteriza, para facilitar el tránsito rápido de los vehículos de la Patrulla de Fronteras .

Estos soldados -procedentes de diferentes Estados y todos voluntarios- “han actuado de manera excelente” en Texas, Nuevo México, Arizona y California, aseguró Kolarik.

Conservadora

Fondos extra

Por otro lado, el Senado estadounidense aprobó el 26 de julio -por un abrumador 89 a 1- una partida extra de 3.000 millones de dólares (casi 2.200 millones de euros) a la ley de financiamiento para la seguridad interior, destinados a reforzar los controles en la frontera con México. Esta zona devastada por el sol se asemeja a un queso gruyère: cientos de narcotúneles conectan un país con el otro, para introducir droga en Estados Unidos.

La iniciativa satisfizo a los senadores republicanos, días después de que estos parlamentarios hubieran arrojado a la basura la ley de reforma migratoria.

En el otro extremo, el gobierno de México estudia la posibilidad de llevar a la Corte Internacional de Justicia de La Haya su rechazo a la construcción del muro fronterizo, una iniciativa que ya fue denostada por los países de este continente en la XVI Cumbre Iberoamericana, celebrada en Montevideo.

—————————–

Banderas

“La culpa de EEUU en las muertes de la frontera se intenta ocultar y trasladar a los inmigrantes”

La experta Genoveva Roldán asegura que el Ejecutivo de Bush “quiere reducir el flujo, pero no eliminarlo”

La economista mexicana Genoveva Roldán afirma que “Estados Unidos (EEUU) quiere reducir el flujo de migrantes que pasa del país azteca a territorio estadounidense, pero no eliminarlo“. Y es que, según Roldán, el gigante norteamericano se lucra de la mano de obra proveniente del sur, “en condiciones de sobreexplotación”.

En cualquier caso, esta experta de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) asegura que el fenómeno “ha estado plagado de agresiones y xenofobia”. “En los años cincuenta, se llegó incluso a colgar en los restaurantes letreros con la inscripción ‘No se admiten perros ni mexicanos'”, sentencia.

Especialista en este flujo migratorio, Roldán señala que este proceso “no ha sufrido modificaciones en los últimos 100 años”, ni tampoco ha gozado de una atención preferencial en las relaciones entre ambos vecinos. “Las acciones diseñadas para afrontarlo han acusado una constante subordinación y dependencia a las definiciones estadounidenses” por parte de la Administración mexicana, recalca.

– ¿Cómo valora el control estadounidense de la frontera mexicana?

– Desde finales de los años 80 se criminalizó la inmigración indocumentada, y la policía fronteriza de EEUU contó con la anuencia para detener a toda costa este flujo. A partir de entonces, se observó un incremento del número de denuncias por golpes, brutalidad, negaciones de asistencia sanitaria, atropellos con vehículos oficiales, agresiones sexuales y torturas. Además, en no pocos casos, hubo inmigrantes que perdieron la vida a manos de la policía fronteriza. El incremento de la impunidad y de los asesinatos y violaciones a los derechos humanos quedó documentado en dos informes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México.

Agente

– En cualquier caso, ¿resultan eficientes las medidas adoptadas por Bush?

– Los costos de la migración se han elevado y también se ha logrado dificultar la entrada por las que eran las principales rutas de acceso. No obstante, no se ha conseguido disminuir el flujo de indocumentados.

– ¿Qué novedades han sacudido este proceso en los últimos años?

– Periódicamente el tema vuelve a ser objeto de discusión. Entonces, se recupera el debate sobre si criminalizar o regularizar a los cerca de 12 millones de indocumentados que se encuentran en ese país. En la actualidad, este proceso había conciliado las posturas republicanas y demócratas en el proyecto de ley de reforma migratoria, aprobado el pasado 25 de mayo, con el visto bueno de la Casa Blanca. Sin embargo, luego pasó al congelador [político].

Lo que sí que se empezó a impulsar fue la contratación de nuevos agentes para la Patrulla Fronteriza, así como fondos para construir 600 kilómetros de muro en la línea divisoria y otros 320 kilómetros de barreras móviles, y también para edificar 70 torres de radar. Todo con el objetivo de detener el paso de las 27.500 personas que intentan cruzar todos los días desde México a Estados Unidos.

– ¿Acarrea problemas este flujo migratorio?

– Además de la desigualdad entre estos países, otro aspecto que llama la atención es el alto grado de conflictividad en el que se ve inmerso este flujo: entre 1993 y 2005, cerca de 4.000 personas han muerto, y en el año 2006 el número de mexicanos fallecidos superó los 325. Esto ha desatado la alarma mundial. Además, la responsabilidad en estas muertes de las políticas migratorias de Estados Unidos y las reacciones subordinadas de México se intentan ocultar, para trasladarlas a los propios inmigrantes. La radicalización de las leyes en el país receptor, además, alimenta a los grupos racistas, como el proyecto Minuteman.

Anuncios

Written by Íñigo

02/08/2007 a 14:27

Publicado en Otros temas

Tagged with , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: