Íñigo Urquía

Periodista

Los disidentes del PSOE-PSN se conjuran para salir de la crisis y piden la cabeza de Chivite

leave a comment »

Blanco

El PSN se enfrenta este sábado al espejo. A escasas horas de que comience el curso electoral, 217 socialistas navarros asistirán a un comité regional que contará con la presencia del secretario de Organización federal del PSOE , José Blanco. Por fin llega el momento de hacer examen.

En concreto, este enviado de Ferraz viaja a Pamplona para explicar el veto de la Ejecutiva central a un pacto de gobierno entre el PSN, Nafarroa Bai e Izquierda Unida, que provocó la reelección de Miguel Sanz (UPN) como presidente foral. Asimismo, Blanco respaldará la política del secretario general del PSN, Carlos Chivite .

La crisis abierta ha agitado a la militancia socialista en la Comunidad foral. Así, mientras el partido apela a la “serenidad” arrecian las críticas. De hecho, varios miembros de la Ejecutiva, parlamentarios, alcaldes y concejales han mantenido durante las últimas semanas reuniones para consensuar su oposición a Chivite.

El sur quiere ser catalán

El frente más belicoso tiene su base en el sur de Navarra. Integrado por 22 agrupaciones socialistas de la Ribera, esta facción estima que “la decisión-imposición” de Madrid de “regalar” el Gobierno autonómico constituye un “error de tal gravedad y trascendencia” que ni comparten ni pueden asumir.

Por ello, este grupo reclama al PSOE que modifique sus estatutos federales para consagrar una mayor autonomía de los socialistas navarros. “Madrid se tiene que comprometer a que el PSN tome decisiones propias, que sean reflejo de la Navarra plural”, explica a ADN.es Mariano Cerezo, un concejal de Tudela encuadrado en este movimiento.

De hecho, la clave para este grupo es conseguir “más democracia interna”: “que nuestros votos valgan lo mismo, por ejemplo, que los votos de los socialistas catalanes, quienes pudieron conformar un tripartito”. “No defendemos el acuerdo con Na-Bai en sí, sino el derecho a poder establecer ese pacto: el lema electoral era ‘En Navarra tú decides’ y eso es justamente lo que queremos, decidir.”, apostilla.

Cerezo, quien decidirá si sigue o no en el partido el 1 de septiembre, aboga porque “se puedan establecer unas relaciones de igualdad y poder”, para “tener capacidad de decisión y autonomía”.

Además, esta corriente exige la renuncia de Chivite y su Ejecutiva regional; y extiende sus críticas al grupo parlamentario socialista, ya que considera que está “desautorizado”. “Rogamos que pidan perdón a la ciudadanía”, reclamó este político navarro.

Lizarbe

Este grupo presentará una ponencia elaborada por las agrupaciones de Valtierra y Ribaforada, así como por Cerezo. Sin embargo, todavía no está claro quién tomará la palabra en el comité, ya que el representante más conocido de este frente -el propio Cerezo- dimitió de la Ejecutiva Regional y el estatuto del PSN no le permite actuar como vocal.

Cambiar nombres

El otro sector díscolo está compuesto por miembros de las agrupaciones de Pamplona, Estella y la Zona Media, entre los que se encuentran representantes del Grupo del Maisonave y del Foro para el Relanzamiento del Socialismo Navarro. El ex secretario general del PSN, Juan José Lizarbe; la miembro del comité federal del PSOE, Helena Berruezo; y el ex concejal del Ayuntamiento de Pamplona, Ángel García Undiano, destacan entre los políticos de este grupo.

Por su parte, estos reformistas apuestan por una “renovación desde dentro” y abogan por trabajar “para que, desde la estabilidad institucional, se culmine en el presente mandato parlamentario la alternativa de progreso”. En esta línea, es “necesario abrir una nueva etapa de consenso interno, que aporte credibilidad política e ilusión por el cambio”, apostillan.

De hecho, este grupo recalca que hay que terminar con la crisis de inmediato, para así “preparar las elecciones de 2008”, “recuperar la credibilidad” y “que haya una mejor estrategia”, el concejal de Villaba José Luis Uriz, uno de los activistas más importantes de estos disidentes.

La principal diferencia entre ambos sectores críticos del socialismo navarro se encuentra en su beligerancia. Así, los militantes del sur quieren que el PSOE cambie sus estatutos federales para dotar al PSN de más autonomía, mientras que esta facción propone establecer un nuevo marco de relaciones que tenga en cuenta “la singularidad de Navarra en el conjunto de España”.

De este modo, los disidentes del sur de Navarra plantean una propuesta de máximos, mientras que los de Pamplona, Estella y sus alrededores consideran que, “cambiando las personas [de la Ejecutiva regional], se arreglará todo”, según la opinión de un dirigente socialista.

No obstante, hay un rasgo -sobre todo- que conecta a estos sectores críticos del PSN: ambos piden la cabeza de Chivite.

Chivite

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: