Íñigo Urquía

Periodista

Rosa Díez: “Hay mucha gente harta de que los partidos ‘bisagra’ quieran cargarse el Estado”

leave a comment »

“He defendido mis ideas sobre política territorial y lucha antiterrorista en el seno del PSOE, creyendo que podía influir. Cuando he llegado a la conclusión de que no era eficaz sostener ese discurso, he decidido irme”, explica Rosa Díez. Esta política vasca ha puesto fin a 30 años de militancia socialista, para incorporarse a Unidad, Progreso y Democracia (UPD), un proyecto electoral gestado en la plataforma Basta Ya.

– ¿Se ha planteado que, quizá, debería haber dejado el PSOE antes? Porque le pueden acusar de efectismo electoral, por tomar esta decisión tan cerca de la precampaña…

– Bueno, me pueden acusar de lo que quieran. Cuando me di cuenta de que el PSOE no tenía arreglo, me he marchado. Y para mí ha sido muy doloroso. No obstante, si hubiera llegado a la misma conclusión antes, habría actuado en consecuencia antes.

– Algunos ex compañeros suyos han vertido duras críticas contra usted…

– Lo que lamento es que no haya habido nadie en el PSOE que, durante estos tres años y medio, haya rebatido mis argumentos políticos y, ahora que me ido, tampoco los ha discutido nadie. Se han limitado a tratar de desacreditarme a mí personalmente, lo que les califica. Pero no he oído crítica política, aunque lo entiendo, ya que PSOE ha decidido ahora envolverse en la bandera de España y adoptar el discurso de la respuesta eficaz y firme contra el terrorismo… ¿Cómo van a criticar mis tesis, si son las que ahora adoptan?

– Aunque esté en contra del diálogo con la banda terrorista ETA, ¿habría cambiado algo si el proceso se hubiera llevado a buen término?

– Derrotar a ETA es un objetivo democrático irrenunciable y estábamos en el camino de hacerlo, con el Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo, o sea, con un pacto de Estado. Era imposible que tuviera éxito una política que rompiera el pacto, para impulsar otro con los partidos que nunca quisieron la derrota de ETA. Creía que eso no podía llegar a buen puerto… Ahora bien, si la consecuencia de esa apuesta personal de Zapatero hubiera tenido éxito, si ETA se hubiera rendido, yo habría sido la primera en salir a la calle para decir “bravo, presidente”. Y no le pido que se fustigue, pero sí un poco de autocrítica… ¡Es que está encantado de conocerse!

– ¿En qué consiste el proyecto político de su partido de UPD?

– Es un partido nacional que quiere defender sin complejos ni hipotecas una revisión de la Constitución que garantice más igualdad y más libertad. Cuando yo digo que España se rompe, no es que se rompa el mapa es que, si no hay cohesión, se fractura la España constitucional.

– ¿Cómo se organizará esta formación? ¿Impulsarán una mayor democracia interna?

– Nos vamos a poner en marcha con una estructura provisional, hasta que hagamos el congreso en dos o tres años. Habrá un consejo político, que será el máximo órgano, y éste elegirá una dirección política que tendrá, probablemente, un portavoz, y no un presidente ni un secretario general. Los partidos políticos deben ser más abiertos y transparentes, sus militantes y los simpatizantes tienen derechos. Además, debemos hacer modificaciones legales en la Ley Electoral, para que haya un mayor control de los ciudadanos con respecto a los cargos públicos; e impulsar listas abiertas y elecciones directas. No puede ser que lo que votas en la urna se cambie en el despacho: es legal pero perverso. Y, por supuesto, los partidos deben reconocer los derechos políticos que tenemos reconocidos los ciudadanos españoles.

– ¿En qué se diferencian de los dos grupos de este “bipartidismo imperfecto”?

– Nosotros no hacemos un programa político para parecernos o diferenciarnos de nadie, sino para los ciudadanos. Los españoles, en su inmensa mayoría, están hasta las narices de que sea “o conmigo” o “contra mí”.

– Una política antiterrorista fuerte, la defensa de España y un ataque a los nacionalismos se erigen como pilares de su discurso…

– No, hay una defensa de la igualdad, una defensa del Estado fuerte e igualitario y un compromiso para reformar la Constitución, para que el voto de todos los españoles valga lo mismo, ya sea emitido en Madrid, Cataluña o Guadalajara.

– ¿Cohesión de techos estatutarios o algunas competencias intransferibles?

– Yo propugno una revisión que garantice la igualdad a todos los españoles, y que eso esté sostenido por la ley, que no dependa del buen humor del gobernante o de la necesidad que tenga de suscribir un pacto con uno o con otro. En cualquier caso, el Estatuto de Cataluña ha iniciado un proceso de confederalismo en España que es inviable.

– Además de en el Pacto, ¿cómo se concretaría su apuesta antiterrorista?

– Es que en este pacto está lo sustancial. El acuerdo que se produjo en las instituciones entre demócratas tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco, el espíritu de Ermua, les quitó los verduguillos a los ertzainas [, que volvieron a mostrar sus caras,] y la política antiterrorista de este Gobierno se los ha vuelto a poner. La clave es que el Estado apueste por la derrota de ETA y por utilizar todos los sistemas del Estado de Derecho. En esta batalla que supera las siglas y las ideologías, hay que conseguir que ellos pierdan la esperanza. Para ello, necesitamos terminar con la impunidad de ETA y eso significa, entre otras cosas, iniciar un procedimiento de ilegalización de ANV, por su connivencia con Batasuna y ETA.

– ¿Pactaría con el PSOE o el PP si éstos grupos suscribieran un solo pacto con partidos como ERC o el PNV?

– Yo pactaré para defender la posición que le estoy exponiendo, con cualquiera que la defienda. Y creo que esta posición que le estoy exponiendo es incompatible con pactar con los nacionalistas. Y quiero volverlo a destacar, porque me importa mucho: es incompatible.

– ¿Será cabeza de lista en los comicios de 2008?

– Hombre, dónde nos vamos a colocar todos para ser más eficaces y útiles para la causa que defendemos, lo tiene que decidir el partido, cuando se constituya.

– Pero, ¿a usted le gustaría ser la portavoz del nuevo grupo?

– He renunciado a todo en lo que estaba para trabajar en esto y lo que menos me importa es el sitio desde donde hacerlo, sinceramente.

– Aunque no ha decidido todavía en qué circunscripción va a concurrir…. ¿Le gustaría hacerlo en el País Vasco?

– No tengo ningún deseo concreto. Tengo una voluntad de hacer lo que sea más útil para esta causa y, si considera la mayoría que es más útil que sea candidata en Málaga, pues lo seré en Málaga. En Málaga, Toledo, Madrid o Bilbao. Y si consideramos que es más útil que no sea diputada, pues no lo seré. De verdad, pero desde la perspectiva de intentar acertar, para que el partido sea después de lo comicios un grupo con presencia parlamentaria.

– La barrera es el 3% pero Martínez Gorriarán decía que el objetivo son 2 ó 3 diputados. ¿Un partido ‘bisagra’ contra los partidos ‘bisagra’ nacionalistas?

– Esa barrera sólo está en la ley y, si el termómetro que hemos puesto en la ciudadanía no se equivoca mucho, creo que hay mucha gente que anhela una oportunidad para ir a votar y para ir a votar con ganas. Precisamente, yo he tenido todos los problemas que he tenido con el PSOE por ser fiel a la gente. Por todo ello, no nos tenemos que poner límites ni en número de diputados ni en porcentajes. Yo no renuncio a nada.

– Aunque reniega de que esa óptica de “tercera vía que resta votos al PP y al PSOE”, observo que se siente a gusto como defensora de desengañados, abstencionistas y escépticos. ¿Estriba aquí una de las apuestas de su campaña?

– Hay mucha gente harta de que quien decante la balanza y haga de partidos bisagra para hacer política de Estado sean partidos que no creen en España y que, por el contrario, quieren cargarse el Estado. Gran parte de la ciudadanía se siente huérfana políticamente, está aburrida de la confrontación estéril, del “y tú más”. Hay una enorme desafección entre ciudadanía y políticos en esta ciudadanía, y eso empobrece la democracia. Ese sentimiento es mayoritariamente de izquierdas, aunque no exclusivamente: también hay mucha gente liberal, de la derecha de progreso. Yo creo que ahí hay una necesidad a la que debemos responder y a eso es lo que llamo regeneración democrática: volver a encontrar complicidad con los ciudadanos. La gente quiere poder elegir algo entre algo más.

– ¿Qué va a pasar con Ciutadans? Fusión, colaboración, coalición,…

– Sólo puedo hablar desde mi perspectiva personal, hasta que se constituya el partido. Desde luego, yo voy a hacer lo posible, porque tenemos que hablar de partido a partido, de dirección a dirección. El surgimiento de nuestro partido y de Ciutadans ha obligado al PSOE y al PP ha comportarse como verdaderos partidos nacionales.

– ¿Es verdad que están tanteando a socialistas y populares descontentos? ¿Habrá sorpresas en la presentación en sociedad del partido, el día 29 de septiembre?

– Deseo y espero que la estrella del 29 sea nuestro manifiesto y la oferta que hacemos a los ciudadanos. Quien se acerca aquí es porque quiere compartir un proyecto, una manera diferente de hacer política, nada más.

– ¿Y si no logran escaño?

– No nos planteamos fracasar. Nadie se mueve si no cree que merece la pena moverse: estimo que hay un espacio y nosotros nos ofrecemos para cubrir esa demanda. Sé que es difícil, tremendamente difícil… Pero, siendo difícil, que lo es, yo soy de aquellas personas que piensa que la política se hace para hacer posible lo que es imposible.

+ Más entrevistas

Anuncios

Written by Íñigo

12/09/2007 a 13:19

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: