Íñigo Urquía

Periodista

España homenajea a los soldados que están lejos

leave a comment »

Un total de 4.718 militares, 205 vehículos y 86 aeronaves desfilaron este viernes por Madrid el Día de la Fiesta Nacional. La parada de este año brindó un reconocimiento especial a los cascos azules de la ONU y a los militares españoles en misiones en el exterior.

Las Fuerzas Armadas españolas han sufrido 13 bajas a lo largo de este año, nueve de ellas por acciones hostiles. Seis militares cayeron en Líbano, tres murieron en Kosovo y otros cuatro soldados fallecieron en Afganistán.

La misión extranjera que más ha diezmado las tropas españolas este año ha sido la de Líbano, en la que España actúa bajo la bandera de la ONU. Precisamente, como homenaje a la labor de estos cascos azules, desfilarán las banderas de los 28 países que aportan tropas a la Fuerza de Naciones Unidas para Líbano (FINUL), así como la de Estados Unidos como país anfitrión de la sede de la ONU.

Bomba de Jiyam

El pasado 24 de junio el Ejército español perdió a seis soldados en esta misión libanesa, cuando el vehículo blindado en el que viajaban los militares fue alcanzado por la explosión de una bomba en Jiyam. Los fallecidos (Jonathan Galea, Juan Villoria, Manuel David Portas, Jefferson Vargas, Jackson Castaño y Juan Erickson) fueron condecorados con la Gran Cruz al Mérito Militar con distintivo amarillo, una decisión criticada que provocó el cambio de la política de medallas del Ejecutivo en este sentido.

Tres meses después, el 24 de septiembre, la Brigada Paracaidista sufrió un atentado en Afganistán, en el que murieron dos soldados y un traductor. Dos caballeros legionarios, el español Germán Pérez Burgos, de 33 años, y el ecuatoriano Stanley Mera Vera, de 20, perdieron la vida en un ataque contra el vehículo BMR blindado que encabezaba un convoy del contingente español con base en Herat.

Sin embargo, esas muertes no son las únicas a las que se ha enfrentado España en su misión afgana. Así, el 22 de febrero, la soldado española de la Brigada de Infantería Ligera Aerotransportable Idoia Rodríguez Buján murió por la explosión de una mina de alta potencia en el distrito de Shindand, en el sur de la provincia de Herat. Fue la primera militar española fallecida en misiones en el exterior.

Ya en verano, el pasado 26 de mayo, el sargento de Infantería del Ejército de Tierra Juan Antonio Abril Sánchez, perdió la vida al volcar su vehículo todoterreno mientras realizaba una patrulla de reconocimiento en la provincia de Badghis.

La trampa afgana

Afganistán es la misión militar española que ha registrado el mayor número de víctimas mortales desde el inicio de las operaciones de mantenimiento de la paz, en 1989. En cifras totales, las Fuerzas Armadas españolas han sufrido 84 bajas, incluidas las 62 víctimas del accidente del Yakolev-42, el 26 de mayo de 2003.También en este país centroasiático murieron 17 militares tras el accidente del helicóptero Cougar, el 16 de agosto de 2003.

Sin embargo, operar en Europa no limita los riesgos para los soldados. De hecho, la participación militar española en Kosovo ha registrado en total siete bajas. Los tres últimas víctimas mortales se contaron a lo largo de 2007.

Los dos últimos muertos, los soldados José Javier Colorado y Jorge Ramiro, fallecieron en sendos accidentes de tráfico, el primero de ellos cuando volcó su blindado BMR el 24 de abril y el segundo en un colisión frontal con su motocicleta en Atenas el 15 de mayo, mientras disfrutaba de un permiso reglamentario.

Asimismo, la Brigada Paracaidista ha sido este año la unidad más golpeada por los ataques en misiones en el exterior, con un total de ocho bajas en Líbano y en Afganistán. Sus dos últimas muertes, las de los militares del contingente español desplegado en Afganistán en el marco de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), eleva a 137 el número de bajas de las Fuerzas Armadas españolas en operaciones en el exterior.

Por ello, el Estado aprovechó la Fiesta Nacional para recordar a estos soldados muertos. La Guardia Real protagonizó el acto de homenaje a los que dieron su vida por España, con la colocación de una corona de laurel ante la enseña nacional de la madrileña Plaza de Colón, en recuerdo de los militares fallecidos.

El acto conmemorativo, sólo ensombrecido por los pitos al presidente José Luis Rodríguez Zapatero, concluyó con la pasada de la Patrulla Aguila dibujando los colores de la bandera sobre el cielo madrileño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: