Íñigo Urquía

Periodista

Zapatero y Rajoy roban el protagonismo a 4.718 soldados, el Rey y la bandera

leave a comment »

La Legión

Más de 4.700 soldados recorrieron este sábado el madrileño Paseo de la Castellana, para celebrar el Día de la Fiesta Nacional. Sin embargo, tres personas acapararon la mayoría de las miradas: el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, que fue abucheado; el líder popular Mariano Rajoy, que el miércoles intentó apropiarse de la fecha con un mensaje grabado; y el rey Juan Carlos I, que recibió un caluroso aplauso tras la oleada de actos antimonáquicos de las últimas semanas.

La parada militar brindó un reconocimiento a los cascos azules de la ONU y a los militares españoles en misiones en el exterior, con especial atención a los muertos en acto de servicio. En lo que va de año, las Fuerzas Armadas han sufrido 13 bajas (seis en Líbano, tres en Kosovo y cuatro en Afganistán), nueve de ellas por actos hostiles.

Sin embargo, y a sólo cinco meses de los comicios generales de 2008, el tirante pulso político entre el Gobierno socialista y la oposición popular atrajo la atención de los asistentes.

Abucheos bajo la bandera

Los reyes Juan Carlos y Sofía presidieron la marcha, que comenzó con el despliegue de una inmensa bandera rojigualda que descendió portada por un paracaidista. Después de la campaña antimonárquica de nacionalistas radicales en Cataluña y del sector más conservador de la derecha sociológica, la aparición del monarca español fue saludada con aplausos en la plaza de Colón de la capital del Estado, aunque las palmas tornaron en pitos ante la presencia de Zapatero.

De hecho, el tenso silencio se rasgó justo en el momento más solemne de la celebración, cuando el monarca procedía a la ofrenda en memoria de los caídos por España. En ese preciso instante, grupos de asistentes profirieron gritos y silbidos contra el presidente, que fue de nuevo abucheado al final de la parada, entre vivas a España y coros de “España, unida, jamás será vencida”.

El ReyPese a ello, el partido de Zapatero, quien también fue vilipendiado en las dos anteriores celebraciones de la Fiesta Nacional, destacó que el PP “fracasara en su intento” de convertir este día en “la fiesta de la confrontación”. Así, el portavoz del PSOE en el Congreso, Diego López Garrido, atribuyó las críticas recibidas por Zapatero a la “estrategia impulsada esta semana por Rajoy para apropiarse de los símbolos nacionales”.

El líder popular había avivado el debate al pedir a los ciudadanos que salieran a la calle a demostrar con algún “gesto” el “orgullo” de ser español, frente a lo que considera una política de debilidad del Gobierno ante las fuerzas nacionalistas catalanas y vascas.

El desfile, en el que también participaron 205 vehículos y 86 aeronaves, contó por primera vez con un avión AWACS de la OTAN, y con la presencia entre los espectadores de muchos inmigrantes que lucieron la enseña española en gorras, camisetas o pulseras.

Violentos e inconstitucionales

Al final de la marcha, un grupo de personas permaneció varios minutos más ante la tribuna de autoridades, con banderas inconstitucionales y cantando el “Cara al sol”, pero éste no fue el único incidente registrado a lo largo del sábado.

En Girona, cinco militantes de las Juventudes de ERC se encadenaron a la puerta de la base militar de Sant Climent Sescebes, para protestar por la presencia del Ejército en la zona.

También en Cataluña, pero esta vez en Barcelona, un grupo de ultraderechistas quemó fotocopias con la imagen del líder de ERC, Josep Lluis Carod-Rovira, al finalizar un acto convocado por la Plataforma Adelante Cataluña.

Sin embargo, los mayores disturbios se registraron en el País Vasco, donde los incidentes entre agentes de la Ertzaintza y los simpatizantes de la izquierda abertzale, que trataban de impedir la celebración de la marcha de la Falange en San Sebastián, sembraron las calles donostiarras de contenedores quemados.

Rajoy

Clima preelectoral

Después del desfile, Zapatero recalcó que, el próximo martes, cuando reciba en la Moncloa al lehendakari Juan José Ibarretxe, será “absolutamente claro y nítido”, porque “en este país se respetan las leyes y la Constitución y todo aquello que no lo respete no se puede hacer”.

En una conversación informal con periodistas durante la recepción ofrecida por los Reyes, el presidente se mostró convencido de que la reunión será correcta en las formas y de que será absolutamente claro en el fondo. El jefe del Gobierno avanzó también que no ha previsto en su agenda citar al presidente del PP tras su entrevista con Ibarretxe.

Mientras tanto, Rajoy consideró que, en la actualidad, en España “faltan certidumbres y rumbo sobre lo fundamental”. “Sólo digo que estoy a favor de España, el Rey, la bandera, la democracia, la Constitución, de la responsabilidad, de la sensatez y del sentido común”, apostilló.

Altos cargos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: