Íñigo Urquía

Periodista

Los ciegos no votan en braille

leave a comment »

Los invidentes no votarán en braille este 9-M, pero su sufragio dejará de ser ciego. Por fin, este colectivo podrá tener un voto secreto, autónomo y, sobre todo, éstandar. Al final, el sobre que entreguen en la mesa electoral será exactamente igual al que introduzcan en las urnas las personas sin discapacidades visuales. Normalidad absoluta para alcanzar un derecho constitucional que parecía de ciencia ficción hace sólo 25 años.

Los interesados en ejercer de esta forma el sufragio han tenido que telefonear -de forma gratuita- al Ministerio del Interior, tal y como resalta Alberto Daudén, jefe del Departamento de Recursos Culturales de la Organización Nacional de Ciegos de España (ONCE). Los telefonistas recaban los datos de la persona y la circunscripción y, en ese momento, comienza una operación logística para hacer llegar este kit al solicitante.

La “maletita”, etiquetada con el nombre del ciego, le será entregada al identificarse. Todas las instrucciones, indicaciones, o nombres que contiene la carpeta están rotulados en tinta y en braille, el lenguaje escrito ideado para ciegos que consiste en signos dibujados en relieve para poder leer con los dedos.

“Con” pero no “en”

Entonces, un asistente ayudará al invidente, que se dirigirá a una cabina especial donde no pueda ser observado por los demás mientras selecciona su opción. Una vez dentro, el invidente abrirá la carpeta y se encontrará dos grandes sobres, uno para el Congreso de los Diputados y otro para el Senado, así como las instrucciones de uso, en braille.

El paquete de la Cámara Baja contiene un sobre normalizado, el mismo que usan otras personas con la visión intacta, y tantos sobres como partidos políticos concurran en la circunscripción, etiquetados en braille y tinta, y con la correspondiente papeleta dentro. El invidente sólo tiene que sacar el voto e introducirlo en un sobre normalizado, de modo que su sufragio final no tiene diferencias con los que suelen depositarse en las urnas.

En el caso del Senado, la cosa cambia un poco. Por un lado hay una lista con el nombre de los partidos y de los candidatos escrita en braille. El ciego busca y localiza su opción política y, mediante una plantilla, marca su sufragio en una papeleta normalizada de la Cámara Alta. De esta forma, puede introducirlo en un sobre normal y el voto ya está listo para ser depositado.

Aunque se utilice el braille para emitir el sufragio, “no se vota en braille”, subraya Daudén: “es un voto accesible pero totalmente normal”.

Primer paso

Este sistema de dobles sobres permite que el sufragio de las 1.700 personas invidentes que han solicitado votar con este nuevo sistema sea igual que el de las personas con visión normal, tal y como subrayó el director general de la ONCE, Angel Sánchez.

Esta reforma, contemplada en la Ley Orgánica de Reforma del Régimen Electoral General, constituye un primer paso muy positivo para que los invidentes puedan ejercer sus derechos sin ayuda alguna, aunque todavía hay cuestiones por resolver, como que no todos los ciegos entienden este código de comunicación. De este modo, el voto electrónico se erige en la aspiración de futuro de este grupo social.

Anuncios

Written by Íñigo

07/03/2008 a 12:44

Publicado en Elecciones Generales 9-M

Tagged with , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: