Íñigo Urquía

Periodista

Zapatero y Rajoy esbozan una legislatura con más diálogo y consensos

leave a comment »

El líder socialista José Luis Rodríguez Zapatero ha sido investido este viernes presidente del Gobierno por mayoría simple en segunda votación, con los únicos votos a favor del PSOE (169), los 158 noes del PP, ERC y UPD y la abstención del resto de las fuerzas del Congreso de los Diputados (los 23 sufragios de CiU, PNV, IU, ICV, BNG, CC y Na Bai).

Consenso

El presidente del Congreso, José Bono, ha proclamado a Zapatero como jefe del próximo Gobierno, momento en el que los socialistas aplaudían en pie. El líder de la oposición, Mariano Rajoy, ha sido uno de los primeros en felicitar a su contrincante, que también ha recibido el saludo de los portavoces de los partidos y del resto de los diputados. Rajoy se ha dirigido a su escaño y le ha estrechado la mano para darle la enhorabuena.

Zapatero se ha mostrado “más contento que hace cuatro años” al salir del Hemiciclo. Sonriendo y acompañado de su esposa, Sonsoles Espinosa, el político leonés se ha limitado a mostrar su satisfacción por el inicio de su segundo mandato, y ha informado de que el sábado comparecerá ante los medios de comunicación en La Moncloa para dar a conocer la composición de su nuevo Gobierno.

El líder socialista se convierte así en el primer presidente electo investido en segunda votación. Después de que el pasado miércoles no lograra el respaldo de la mayoría absoluta de la Cámara, a Zapatero le ha bastado este viernes con tener la mayoría simple (es decir, más votos a favor que en contra) para convertirse en el jefe del Ejecutivo para los próximos cuatro años.

Bono se trasladará este mismo viernes al Palacio de la Zarzuela para comunicar al rey Juan Carlos I el resultado de la votación en la Cámara Baja, la víspera de la jornada en la que Zapatero prometerá su cargo.

Sin cambios

Ningún partido ha variado su voto con respecto a la primera sesión de investidura, celebrada el pasado miércoles. La votación se ha producido puntualmente, 48 horas después del primer recuento, tras un breve discurso de Zapatero y las réplicas de las formaciones políticas presentes en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo.

Zapatero ha arrancado el debate volviendo a su idea de una España aglutinadora, “en continuado crecimiento económico”, y que se encamine hacia altas tasas de progreso, desarrollo y libertad.

El candidato socialista, que ha vuelto a prometer medidas urgentes para combatir la crisis, también ha prometido que su “pauta esencial de comportamiento” en la legislatura será el diálogo, y ha avanzado que, entre los “muchos escenarios de encuentro posibles”, no descarta “cauces de colaboración estables y predecibles”.

En ese momento, Rosa Díez se ha reído y Zapatero ha tratado de zanjar la cuestión: “España pierde siempre con la confrontación partidista”. Asimismo, Zapatero ha asegurado que, entre los “muchos escenarios de encuentro posibles”, no descarta “cauces de colaboración estables y predecibles”.

De hecho, Zapatero ha lanzado a un guiño al PP -con quien quiere buscar consensos “en particular”- y ha sugerido una estrategia antiterrorista compartida por todos, renovar los órganos constitucionales, definir las prioridades de la Presidencia española de la UE en 2010 y modernizar la Administración de Justicia.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha recogido el guante de Zapatero al apostar en su intervención por el acuerdo entre los dos grandes partidos en política antiterrorista y exterior, modelo de Estado y sistema de protección social, ya que se trata de una “necesidad nacional”. “No sólo estamos dispuestos, sino que pedimos que se haga”, ha subrayado.

El líder popular ha recordado antes el dato de inflación y la previsión de crecimiento de España hecha por el Fondo Monetario Internacional (FMI), para luego asegurar que “España no está bien preparada”. A su juicio, las medidas adoptadas no son suficientes para hacer frente a la crisis en la construcción y tampoco generan credibilidad.

También ha reiterado su preocupación por el tema del agua, después de asegurar que lo que está sucediendo en Barcelona “es una injusticia y [que] en algunas ocasiones hasta puede parecer una burla”. En su opinión, España “está sufriendo” las consecuencias de que Zapatero “liquidara” el grueso del Plan Hidrológico Nacional, por lo que ha señalado que éste tiene la responsabilidad de gobernar y de afrontar “ya este problema”.

CiU y el PNV, otra vez

El siguiente en subir a la tribuna de oradores ha sido el portavoz de CiU en el Congreso. Josep Antoni Duran i Lleida ha anunciado que no va a cambiar su voto. Lo que sí ha cambiado, remarcó Duran i Lleida, es la previsión de crecimiento anunciada por el FMI y la inflación, por lo que le ha pedido que se “tomen medidas cuanto antes”.

El convergente ha reiterado que la abstención de CiU será “crítica y vigilante” y que estará dispuesto al diálogo, mientras que el PNV ha calificado su postura de “comprometida, proactiva y constructiva”.

Duran ha recordado a Zapatero su compromiso de publicar las balanzas fiscales y ha felicitado al líder socialista por el rechazo al trasvase del Segre, para luego insistir en que se lleve agua a Barcelona desde el río Ródano (Francia).

Josu Erkoreka (PNV) ha asegurado que “nada ha contribuido a alterar las bases sobre las que los diferentes grupos definieron su voto” hace 48 horas, segundos antes de anunciar que tampoco su voto había variado. Erkoreka ha afirmado, no obstante, que su abstención será “comprometida, proactiva, constructiva”.

El líder peneuvista ha lamentado que Zapatero “carece de un proyecto para el País Vasco, más allá de las sonrisas y los gestos seductores”, pero ha dicho que su voto “quiere mantener una puerta abierta a la esperanza, conscientes de lo difícil que es un acuerdo sobre la normalización política en Euskadi”.

El portavoz de ERC, Joan Ridao, que como el resto de los miembros del grupo IU-ICV-ERC-BNG han participado desde su escaño, ha comenzado con una “confidencia”: Esquerra quería abstenerse hace 48 horas, por el recuerdo de la legislatura pasada, pero cambió de idea. “Zapatero ha sepultado la España plural para acuñar una España unida en la diversidad”, según Ridao, que ha denostado la recentralización del líder socialista y la vuelta al “felipismo” por sus guiños al PNV y CiU.

Los minoritarios tienden la mano

El líder de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, ha anunciado que volverá a abstenerse en la votación y ha afirmado que realizará una oposición de izquierdas en una legislatura “con mar de fondo”, apostará por la reforma electoral, los derechos sociales y el “empleo decente” frente a la crisis económica, así como por el federalismo, el republicanismo y la paz; “desde la modestia y el orgullo por ser la tercera fuerza política del país”.

Joan Herrera (ICV), por su parte, ha mostrado su decepción por las medidas económicas anunciadas por Zapatero en la primera sesión de investidura y le ha solicitado un compromiso con Cataluña.

A continuación, Francisco Jorquera (BNG), ha asegurado que el PSOE se equivoca al enfatizar la autonomía de su proyecto y no buscar apoyos para tener una investidura con más apoyos.

Por parte de Coalición Canaria, Ana Oramas, ha traido a la Cámara su preocupación por la inmigración hacia las Islas, así como por el colapso de los centros de acogida. Oramas también ha pedido que se hable de Canarias como un asunto de Estado, antes de desearle a Zapatero “que la fuerza le acompañe”, en una referencia a la película La Guerra de las Galaxias.

Por su parte, Uxue Barkos (NaBai), otra de las que se han abstenido ha mostrado su compromiso con la búsqueda de la paz, la reforma de la Justicia y la lucha contra el terrorismo.

Uno de los discursos más duros ha sido el de la parlamentaria de UPD, Rosa Díez. “No puedo apoyar a un candidato que niega la discriminación de muchas familias que no pueden escolarizar a sus hijos en castellano”, ha reclamado esta diputada que pide “igualdad y libertad”.

De hecho, todos estos grupos salvo UPD, han dejado la puerta abierta a posibles pactos con el futuro Gobierno. Incluso Ridao ha puntualizado que SU VOTO “no cierra ninguna puerta” al Ejecutivo.

Por último, el portavoz del PSOE, José Antonio Alonso, ha cerrado la ronda de intervenciones asegurando que “para nosotros el cumplimiento de nuestro programa no es contradictorio con buscar acuerdos con las otras fuerzas que en algunos casos serán pactos de Estado y en otros acuerdos puntuales”.

Martínez, Pujalte, sin bigote

La anécdota de la sesión la ha protagonizado el diputado del PP Vicente Martínez Pujalte, que se ha presentado en la Cámara Baja sin bigote. El parlamentario popular ha lucido un poblado mostacho durante los últimos 30 años y ha enmarcado su cambio de imagen en la nueva etapa de cambio abierta en su partido.

“Es un proceso de cambio para la nueva época. No ha sido una promesa. Me dejé bigote para parecer mayor y ahora me lo quito para parecer más joven”, ha explicado al llegar al Palacio de las Cortes. “Me encuentro mejor, afrontando esta nueva época con más ganas y más voluntad de hacerlo bien”; “cada uno tenemos nuestro viaje a Itaca”, ha sentenciado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: