Íñigo Urquía

Periodista

Izquierda Unida: otra crisis tras la crisis

leave a comment »

Fracaso, caras largas y tres grupos que pugnan por el poder. Izquierda Unida sufre una crisis profunda desde que las urnas demostraron el 9-M que los españoles no creen en su proyecto. El partido, que pasó de cinco a dos diputados (de los cuales sólo uno es propio), consiguió 963.040 votos (un 3,80% de los sufragios emitidos) y se quejó amargamente del “injusto” sistema electoral.

Gaspar Llamazares

En la sede central de la calle Olimpo, el coordinador general, Gaspar Llamazares, asumió el fracaso y, pasadas las 22.40 horas de ese domingo, anunció que no se presentaría a la reelección. El “tsunami bipartidista”, una fórmula que el político de Logroño repitió una docena de veces, había engullido IU, un grupo que con Julio Anguita al frente llegó a ocupar una veintena de escaños en el Congreso de los Diputados.

Las distintas familias políticas de la coalición se conjuraron entonces para simular unidad y crearon el 29 de marzo una Comisión Unitaria para conducir la transición de IU. Sin embargo, tras sólo cuatro semanas de calma, Anguita dio un puñetazo en la mesa y afirmó que “IU murió de ella misma”.

Las hostilidades se desataron, como se demostró en la primera reunión del Consejo Político Federal (máximo orgáno de dirección del partido). Todos contra todos, Llamazares contra Francisco Frutos (que no repetirá como secretario general del PCE), gritos, desconfianza y un sólo acuerdo: la IX Asamblea Federal, de la que saldrá el sucesor de Llamazares, se celebrará el 15 y 16 de noviembre.

Tres frentes

El horizonte de IU ha temblado con la irrupción del Califa Rojo. Anguita, desde Córdoba (única capital de provincia gobernada por la izquierda), removió los cimientos de la coalición y obligó a las tres corrientes a exhibir músculo. El aldabonazo del ex coordinador general perfiló así las tesis de los gasparistas, que reaccionaron ante el ataque a Llamazares.

Julio Anguita

Este movimiento, que aglutina a casi un 45% de los 800 delegados que acudirán al cónclave de otoño, pretende conseguir una “IU abierta”, republicana, autónoma y, sobre todo, cohesionada. “Está justificado el desacuerdo (…) pero resulta simplemente carente de crédito una organización que sólo transmite tensiones internas, que dedica una parte sustancial de su tiempo a buscar el enemigo interno (…)”, consigna su manifiesto.

Con estos términos, el movimiento próximo a Llamazares (que agrupa a políticos como Eberhard Grosske, Montse Muñoz, Javier Alcazar, Inés Sabanés y Felix Taberna, entre otros) intenta reducir la influencia del área más dura del PCE, así como abrir campos para la actuación de otras corrientes. En suma, una Izquierda Unida con menos PCE pero más unida.

Frente a este sector, los críticos (con algo más de un 40% de los delegados) reclaman soluciones más radicales: es necesaria “una (re)fundación”, defienden, “recuperando los principios de su constitución”. Enrique de Santiago (del ala joven del comunismo), Marga Sanz (la rival de Llamazares en las primarias de 2007) y Willy Meyer (defenestrado al mismo tiempo que Felipe Alcaraz) son las banderas de un movimiento que recuerda con nostalgia la época de Anguita.

Paco Frutos

Entre estos dos grupos enfrentados ha surgido también la Tercera Vía, una corriente que trata de evitar que la batalla entre gasparistas y peceros robe el poco crédito que queda ya a IU. El senador Joan Josep Nuet, Ángel Pérez (portavoz del grupo en el consistorio de Madrid), Jordi Miralles, Adolfo Barrena, Manolo Cámara y Francesc Matas (de Redes) constituyen la vanguardia de un frente heterogéneo, conciliador y que pide que las asambleas de base sean el pilar de la organización federal.

“Es tiempo de escucharnos, aportar soluciones y, entre todos y todas, tejer espacios y puntos de encuentro que saquen a IU de la difícil situación en la que se encuentra. (…) Izquierda Unida tiene futuro”, porfía este grupo, que será una bisagra clave en la composición de fuerzas de la Asamblea, al representar casi a un 20% de los delegados.

Diferentes al PSOE

“Sufrimos un discurso y una práctica que desdibujó IU, perdiendo el carácter de fuerza autónoma, dejándonos sin proyecto de Estado y difuminando la centralidad de nuestra actuación política en torno al mundo del trabajo”, denuncian los críticos, divididos en varios cenáculos. Tabula rasa y leña al PSOE, solicitan.

La relación con los socialistas levanta suspicacias entre los votantes de este partido. Los más cercanos a la cúpula y a Gaspi, a quien le llueven críticas por “blando” y “seguidista” con respecto al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, se protegen de estos dardos afirmando que “una parte de la organización es incapaz de sustraerse a ubicarse políticamente y a reconocerse identitariamente sólo en relación con los movimientos, cambios y propuestas del PSOE. (…) No hay ninguna duda de que IU está situada en la izquierda política y claramente a la izquierda del PSOE”, se afanan en zanjar.

Este sábado las tres corrientes se verán las caras en el Consejo Federal, para el que la Comisión Unitaria que preside Nuet lucha por acordar un único documento político. Un solo documento, opina este miembro de la Cámara Alta, significaría que IU “ha aprendido la lección” de los resultados de las últimas elecciones. Asimismo, Nuet quiere dejar “para el final” la elección de los nombres que habrán de comandar la federación a partir de la IX Asamblea.

Cuenta atrás con problemas

Los medios de comunicación, sin embargo, han pasado de soslayo por la batalla de Izquierda Unida. Esta vez el bipartidismo sí que ha favorecido a la coalición, y la crisis del Partido Popular ha eclipsado la de IU.

La posición de Ezker Batua (su marca política en el País Vasco) ante las mociones éticas y de censura contra ANV estremeció toda la calle Olimpo. “Se me cae la cara de verguenza de que EB pueda estar coaligada” con el partido abertzale, criticó Rosa Aguilar.

Además del malestar producido por la postura del partido de Javier Madrazo ante el espíritu de Mondragón, la alcaldesa de Córdoba también provocó resquemores con sus actos (votó a una candidata del PSOE en los comicios al Senado) y añadió más ruido al debate interno que se vive en la coalición.

Este sábado se aprobarán las ponencias (la política, la de organización y la de estatutos) para la cita de noviembre, con lo que se abrirá el plazo para confeccionar los censos. Después del parón estival, el 1 de septiembre, se empezarán a celebrar las asambleas locales y, ya en otoño, comenzarán a debatirse las enmiendas antes de la IX Asamblea.

Anuncios

Written by Íñigo

13/06/2008 a 16:34

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: