Íñigo Urquía

Periodista

Zapatero elude con sinónimos la palabra “crisis” pero admite “serias dificultades” para España

leave a comment »

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha mostrado este miércoles convencido de que, pese a la “claramente adversa” coyuntura económica actual, “sabremos hacer recuperar la economía y el empleo”, y ha asegurado que esto se conseguirá “manteniendo siempre las políticas sociales”.

En su comparecencia extraordinaria en el pleno del Congreso para analizar la situación económica, Zapatero ha insistido en descartar que la economía española llegue a una recesión o un estancamiento, si bien registrará en los próximos meses un “crecimiento debilitado”.

Zapatero ha iniciado su discurso en la Cámara Baja mostrando su receta para superar estos “tiempos difíciles y complicados”, antes de subrayar su compromiso con las políticas sociales. Tras glosar los datos que muestran “esta desaceleración”, sin mentar en ningún momento la palabra “crisis” y sirviéndose de toda una panoplia de sinónimos, antes de relacionar la escalada de precios con la crisis hipotecaria estadounidense y con el alza del precio del crudo.

“Estamos ante un claro y rápido empeoramiento de la situación”, “un empeoramiento que afecta a muchos ciudadanos”, y “las empresas”, ha analizado el presidente, antes de insistir en que el Gobierno ha respondido responsablemente ante la crisis.

Ante estas “serias dificultades” creadas por “circunstancias externas”, Zapatero ha dicho que nunca la economía española había enfrentado una situación de este tipo en “unas mejores condiciones de partida”. No obstante, subrayó que el Gobierno “asume su responsabilidad” ante esta situación, y añadió que tiene “plena confianza en las posibilidades de la economía española para superar estos tiempos difíciles”, que afronta “en las mejores condiciones de partida” tras los años de fuerte crecimiento.

El líder socialista ha señalado que la economía española tiene suficientes puntos fuertes para salir de esta crisis. De hecho, Zapatero ha indicado que “la población española crece en su tasa más amplia de la historia, y está siendo “rejuvenecida gracias a la inmigración”. Además, el presidente ha subrayado que la fuerza de trabajo ya alcanza “los 20 millones de trabajadores, con una fuerte integración de la mujer”, el “alto nivel de cualificación de los trabajadores”, “la creciente productividad”, la bonanza de las cuentas públicas (“por los superávits acumulados durante los últimos cuatro años”) y por el hecho de que el tejido empresarial ha sabido adaptarse a la globalización.

Es cierto que la mala situación está contribuyendo a una “aminoración del superávit”, ha concedido Zapatero, antes de parapetarse en el buen ciclo económico anterior como colchón para resistir el tirón de la crisis.

Ya en la réplica, Zapatero ha cargado con vehemencia contra el PP, ha tendido la mano a todo el arco parlamentario (ha hecho guiños a CiU y, sobre todo, a la IU de Zapatero) y ha subrayado que el Gobierno ya está actuando contra la crisis, una crisis creada por factores externos.

Un Gobierno social y “con medidas”

Zapatero ha esgrimido como un argumento clave el compromiso con las medidas sociales que refleja su programa de gobierno. Por ejemplo, ha indicado que las pensiones mínimas son “un 90% más altas que en 1993, y 40% más amplio que en 2002”. Asimismo, ha recalcado su promesa con el aumento del salario mínimo, y se ha congratulado por la Ley de Dependencia, antes de apuntar que la Seguridad Social seguirá teniendo un saldo positivo y continuarán haciéndose aportaciones al Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

“El Gobierno no va a incumplir ni a dejar en suspenso ninguno de sus compromisos en materia de social”, ha sentenciado Zapatero entre los aplausos de la bancada socialista. Acto seguido el político socialista ha prometido que el Gobierno “va hacer todo lo posible para congelar el gasto corriente”, pero no el social: “Toda la austeridad, sí”, pero no en política social.

“Ahora que las cosas van menos bien el Gobierno también va a seguir con su política socialdemócrata”, para proteger y amortiguar con los márgenes ahorrados a los más desfavorecidos. “Con el viento a favor, cumplimos el mandato electoral y ahora, en condiciones adversas, también lo haremos”, ha terminado, tras mostrar su confianza en las las posibilidades de “España”.

En cualquier caso, el presidente se ha esforzado en mostrar que su Gobierno se afana en combatir la crisis. Zapatero ha declarado que intentan “paliar la subida del euribor, el alza de las hipotecas y la subida de los precios del carburante y los alimentos”, “ayudar a las empresas” y “acelerar el cambio del patrón de crecimiento para subir la competitividad”.

Zapatero ha cifrado en 19.000 millones de euros la factura extra que ha supuesto a para España el aumento del precio del crudo, por lo que ha recetado la apuesta por las energías renovables y la reducción del consumo energético como posibles salidas a este escenario.

En lo que a economía doméstica se refiere, el presidente ha enarbolado también sus medidas para incentivar las viviendas de protección oficial y atajar el paro crónico en el sector de la construcción (Zapatero dice que las medidas para estimular el sector de la construcción supondrán una inyección adicional de 15.000 millones de euros para el sector en 2009 y en 2010), el plan Renove y la posibilidad de ampliar el plazo de pago de las hipotecas, como anunció el vicepresidente económico, Pedro Solbes.

Asimismo, el portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, José Antonio Alonso, ha afirmado que las medidas económicas adoptadas por el Gobierno son “serias y están bien pensadas”, y ha mostrado su confianza en que servirán para afrontar problemas “concretos y específicos” de los ciudadanos.

Alonso ha señalado que las reformas están pensadas para reorientar el modelo de crecimiento hacia uno más competitivo, basado en la productividad y que permita mejorar el potencial de crecimiento. Además, ha subrayado que no se harán “decretazos”, ni se reducirán las prestaciones por desempleo.

Réplica vigorosa

Zapatero ha advertido de que su Gobierno nunca tomará medidas intervencionistas o de subvención para mitigar el encarecimiento del petróleo, porque se crearía una situación “falsa” y una carga financiera “inasumible” para las próximas generaciones.

En su réplica en el debate celebrado en el Congreso sobre la situación económica, Zapatero ha apuntado que el elevado precio del petróleo, que agrava la desaceleración y hace que suba más la inflación, “no tiene nada que ver con la política económica del Gobierno”.

Por eso, tal y como ha apuntado, el PSOE ya incorporó en su programa electoral una medida “fundamental” para paliar la pérdida de poder adquisitivo: la devolución de 400 euros a los asalariados y pensionistas que pagan el IRPF, que supone devolver en un solo ejercicio fiscal 6.000 millones de euros. Este argumento, no obstante, ha sido agriamente contestado por los demás grupos parlamentarios.

Zapatero ha recalcado en que la “razón de ser” de su Gobierno ante este momento de “frenazo” económico es la de apoyar a los trabajadores y a las familias con menos renta.

Además, ha subrayado la “credibilidad” de su Ejecutivo, que se apoya en compromisos cumplidos en la anterior legislatura como las subidas de las pensiones y el Salario Mínimo Interprofesional o la mejora de la prestación por desempleo y de su tasa de cobertura.

Zapatero ha tratado también de “transmitir confianza a los españoles y a esta Cámara”, tras criticar que algunos no expusiesen sus ideas, en clara alusión a Mariano Rajoy.

Equipos de lujo, pero sin cara a cara

Prácticamente todos los ministros del Gobierno han asistido al pleno del Congreso , mientras que el líder del PP, Mariano Rajoy, ha estado acompañado de la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal.

Como senadora, Cospedal ha podido sentarse en el hemiciclo y, como número dos del PP, Soraya Saénz de Santamaría le ha cedido su butaca para que ocupara el puesto contiguo a Rajoy.

Del gabinete sólo han faltado los titulares de Asuntos Exteriores, Igualdad y Medio Ambiente, Medio Rural y Marino.

El formato elegido para este debate ha sido el que se sigue para las sesiones informativas sobre las cumbres europeas.

Es decir, una exposición inicial del presidente al que han seguido los portavoces de la oposición, de mayor a menor (empezando por el PP y acabando por el Grupo Mixto), por un tiempo de quince minutos cada uno, y después ha intervenido el representante del PSOE.

Tras la contestación del jefe del Gobierno a todos los intervinientes ha habido un segundo turno de cinco minutos para los grupos parlamentarios y después ha cerrado la sesión Rodríguez Zapatero. Quedan descartados, por tanto, los duelos parlamentarios habituales en sesiones especiales como los Debates del estado de la Nación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: